Ir al contenido principal

La Ruptura Catalana


Existen posiciones enfrentadas con respecto a la oposición de Cataluña.
 Por un lado se encuentran los partidarios de la independencia y por otro los contrarios a esta ruptura de España.
Los partidarios de la independencia manejan sus números sobre el enorme coste que tiene pertenecer a España y los grandes beneficios que Cataluña obtendría si se separa del resto de España. Por su parte, los contrarios a esa ruptura aportan unas cuentas bien distintas en las que las pérdidas superarían con mucho a las ganancias. Y ambas partes se acusan mutuamente de falsear los datos.
Aunque es evidente que la hipotética ruptura afectaría tanto a Cataluña como al resto de España, los cálculos concretos sobre el impacto son imposibles debido a la incertidumbre sobre lo que sucedería si llega a consumarse.
Cómo obtendría el nuevo gobierno financiación para pagar nóminas, pensiones y servicios públicos catalanes, qué harían las empresas establecidas en Cataluña, cuánto le costaría al nuevo país comprar y vender bienes y servicios en el exterior, con cuánta deuda nacería, qué pasaría con las infraestructuras públicas radicadas allí... Ésas son algunas de las cuestiones abiertas que condicionarían el efecto económico real de la hipotética ruptura y para las que cada una de las partes ofrece respuestas muy dispares

                                      Resultado de imagen de la ruptura catalana
                                   HispanTV

La Unión Europea es clave en el alcance que tendría la separación. Mientras los economistas pro-independencia aseguran que no hay ninguna razón jurídica ni económica para que no pueda continuar como miembro del club europeo y que su salida respondería únicamente a motivos políticos, los contrarios a la secesión recuerdan que, con los Tratados europeos en la mano, sería imposible que no saliera de la UE.
Aunque en teoría podría volver en un plazo más o menos breve, parece muy difícil que se lograse la unanimidad exigida para la admisión de un nuevo miembro, ya que España y otros países podrían vetarlo.
“Esta salida y la inevitable incertidumbre sobre la duración de ese plazo [para su regreso] resulta determinante para que los costes económicos de la secesión pasen de ser muy elevados a ser desorbitados”,
Aunque mantuviera el euro como moneda, al estar fuera de la eurozona esa divisa sería extranjera en Cataluña: sus autoridades no podrían influir en los tipos de interés ni en los tipos de cambio, lo que encarecería las exportaciones catalanas y reduciría su competitividad.
Al salir de la UE, y mientras se aclarase su status, perdería los fondos estructurales y de inversión, y los bancos con sede en Cataluña quedarían fuera del mercado interbancario europeo, por lo que el BCE dejaría de inyectarles liquidez. De hecho, tanto Caixabank como Banco Sabadell ya han anunciado que trasladarían sus sedes fuera de Cataluña para seguir dentro del sistema monetario europeo.
Las relaciones económicas más importantes de Cataluña son con los estados miembros de la Unión Europea por lo que al quedarse fuera de ella, los clientes de comercios electrónicos que vivan en Cataluña tendrían que pagar impuestos de aduanas e impuestos especiales sobre la importación por las compras realizadas. Esto significa que las compras transfronterizas serán más caras, por lo que serán menos atractivas para los clientes del resto de Europa, y en caso inverso sucede lo mismo.(aquí)


Además, “Europa tiene muy claro que no puede sentar el precedente de una región rica que se separa con el argumento de que paga más de lo que debe y le sale gratis. Detrás vendría el Véneto italiano, el Flandes belga o la Bavaria alemana”. (aquí)(aquí), (aquí) y (aquí)


Comentarios

Entradas populares de este blog

La caída del muro de Berlín

La construcción del Muro de Berlín y, especialmente su caída, han formado parte de los momentos más importantes de la historia del siglo XX. Este muro dividió Berlín en dos partes durante 28 años, separando a familias y amigos. 

Al finalizar la II Guerra Mundial, tras la división de Alemania, Berlín también quedó dividida en cuatro sectores de ocupación: soviético, estadounidense, francés e inglés. Las malas relaciones entre los comunistas y los aliados fueron creciendo hasta llegar al punto en que surgieron dos monedas, dos ideales políticos y, finalmente, dos alemanias. (aquí)
En 1949, los tres sectores occidentales (estadounidense, francés y británico) pasaron a llamarse República Federal Alemana (RFA) y el sector oriental (soviético) se convirtió en la República Democrática Alemana (RDA). Berlín quedó dividida. El muro que comenzó siendo una alambrada provisional de 155 kilómetros, acabó por convertirse en una pared de hormigón de entre 3,5 y 4 metros de altura con un interior fo…

Guerra de Independencia Española

La Guerra de la Independencia Española o Guerra peninsular en el contexto europeo, fue un conflicto bélico dentro de las guerras napoleónicas que ocurrió entre el 2 de mayo de 1808 con el levantamiento contra los franceses y el 21 de junio de 1813 con la victoria de las tropas españolas, británicas y portuguesas en la Batalla de Vitoria, o el 17 de abril de 1814 con el pronunciamiento del ejército español a favor del rey Fernando VII.
Esta guerra comenzó con el tratado de Fontainebleau, firmado el 27 de octubre de 1807 entre España y Francia. Este tratado unía a estas dos naciones con el fin de repartirse Portugal, nación aliada de Inglaterra en el contexto de las Guerras Napoleónicas que se desarrollaban en Europa entre el Imperio de Napoleón y el resto de grandes potencias y la única que no acepto el bloqueo continental.


Este tratado permitía a las tropas francesas llegar a Portugal atravesando España e incluso alojarse en España. Aprovechando este derecho, los ejércitos franceses qu…